Los Mejores Consejos Para Mantener a Tu Perro Saludable y Seguro

Los perros traen toneladas de amor y alegría a tu vida, pero dependen de ti para mantenerse saludables. Para mantener a tu perro saludable y seguro durante años, debes comenzar con lo básico. Veamos que puedes hacer para lograrlo.

1. Tu hogar a prueba de perros.

Verifica que tu casa sea segura para tu mascota, idealmente antes de llevarla a casa. Por ejemplo, asegura los cables eléctricos que pueda masticar, manten las tapas del inodoro cerradas y asegúrate de que no pueda ingresar a ningún medicamento o productos de limpieza del hogar.

¿Tienes una piscina en tu jardín? Si tu cachorro no puede o no ha aprendido a nadar, piensa en una cerca o un sistema detector de movimiento que se activará si cae al agua. Además, verifica que tu mascota no pueda acceder a ningún alimento humano, algunos de los cuales son tóxicos para los perros.

2. El horario para las vacunas.

Al igual que para las personas, las vacunas son una de las formas más seguras de mantener a tu perro saludable. Previenen enfermedades graves y altamente contagiosas como parvo, moquillo y rabia, que pueden ser fatales. El horario y las inyecciones que necesita variarán en función de sus problemas de salud y de dónde viva, así que hable con su veterinario sobre qué comprar.

En general, la mayoría de los cachorros deben recibir su primer conjunto de inyecciones alrededor de las 6 semanas y luego cada 3 semanas hasta que cumplan 16 semanas. Los perros adultos necesitan ser revacunados cada 1 a 3 años.

3. Elige la comida adecuada.

La edad, el peso, la salud y el nivel de actividad de tu perro son importantes cuando se trata de lo que come. Eso significa que sea nutricionalmente “completo y equilibrado”. Ten cuidado de alimentar con los huesos a tu perro, carne cruda o huevos crudos. Los alimentos crudos pueden provocar serios problemas de salud para los animales, como infección y otras bacterias dañinas. Los huesos pueden rasgar los órganos de un perro.

4. Esteriliza o Neutraliza a tu mascota.

Millones de perros sin hogar ingresan a los refugios cada año y muchos son asesinados. Tu Puedes ayudar a prevenir la superpoblación al esterilizar o castrar a tus perros, cirugías menores que evitan que tengan cachorros. Además, tu mascota puede incluso beneficiarse de estos procedimientos:

Las hembras esterilizadas tienen menores probabilidades de contraer cáncer de mama e infecciones uterinas más adelante en la vida, y los machos castrados tienen un menor riesgo de enfermedad de la próstata y cáncer de testículo. Los procedimientos generalmente son seguros, pero puedes hablar con tu veterinario sobre cualquier riesgo para tu cachorro.

5. El ejercicio es otra de las formas de mantener a tu perro saludable.

Los perros necesitan hacer ejercicio al igual que los humanos. Los mantiene en un peso saludable, y les da una salida para su energía física y mental. Eso puede ayudarlo a controlar malos hábitos como excavar, ladrar y masticar, lo que los perros tienden a hacer cuando están aburridos.

6. Cepilla los dientes de tu perro.

Intenta limpiar sus dientes todos los días o tanto como sea posible. Mantiene la respiración fresca y ayuda a prevenir la enfermedad de las encías, que está relacionada con otros problemas de salud, como la enfermedad cardíaca o hepática.

Pregúntale a tu veterinario sobre la mejor pasta de dientes de perro y cepillos de dientes para su uso. Además, observa si hay signos de enfermedad dental, como sangrado, dientes descoloridos o mal aliento. Por supuesto, tu veterinario también debe controlar la boca de tu perro durante las visitas anuales. Mantener a tu perro saludable es clave para que viva más tiempo.

7. Manten a tu mascota fresco y cálido.

Cuando las temperaturas suben o bajan, tu perro necesita ayuda adicional para estar seguro y cómodo. Cuando el calor del verano esté fuerte, pasa a tu perro a la sombra o sobre la hierba para evitar que el pavimento caliente le queme las patas. Siempre asegúrate de que tenga mucha agua y acceso a la sombra.

Si tu perro tiene mucho pelaje o tiene parches de calvicie, pregúntale a tu veterinario sobre un protector solar que puedes aplicar. Además, nunca lo subas a los automóviles más calientes: la temperatura en un vehículo puede aumentar 20 grados en solo 10 minutos. Incluso si solo está a 80 grados afuera, puede alcanzar los 109 grados en el automóvil luego de 30 minutos.

Para mantener a tu perro saludable de las bajas temperaturas invernales, tu mejor opción es mantenerlo adentro tanto como sea posible. Para caminar, considera obtener un suéter e incluso unos botines para mantenerse abrigado, especialmente si tiene un abrigo corto. Además, ten cuidado con el anticongelante, incluso un poco puede envenenar a un perro. Así que limpia el borde, no lo dejes comer nieve, y limpia sus patas cada vez que entre.

8. Prevenir Parásitos.

Habla con tu veterinario sobre lo mejor para pulgas, garrapatas, parásitos del corazón y otros medicamentos para la prevención del parásito. Estas criaturas no solo pueden ser irritantes para los perros, sino que también pueden causar problemas de salud. Los gusanos del corazón pueden provocar insuficiencia cardíaca y enfermedades pulmonares, las células pulmonares pueden causar anemia y las garrapatas pueden causar enfermedades como la enfermedad de Lyme.

9. Prepárate para el envenenamiento (si sucede).

Si tu perro traga algo que pueda dañarlo, llama al centro de control de envenenamiento más cercano o al Centro de Control de Envenenamientos para Animales, acceda de inmediato a la clínica veterinaria o al veterinario de emergencia. No te arriesgues: incluso una pequeña cantidad de chocolate puede ser tóxico para un perro, mientras que un ibuprofeno puede provocar insuficiencia renal.

10. Estate atento a las señales de advertencia para mantener a tu perro saludable.

Los perros no pueden decirte cuando no se sienten bien, así que debes mantener los ojos bien abiertos para detectar signos de que algo está mal. Pónte en contacto con el veterinario si observas signos de advertencia de un problema de salud, como:

– Cambios en su popo o pis
– Cualquier cambio en los hábitos alimenticios
– Vomitar
– Secreción de los ojos, nariz y otros lugares en el cuerpo
– Parches de calvicie
– Muy malos olores de parte del cuerpo
– Una gran cantidad de lamerse o morder una mancha en su cuerpo

Además, ten cuidado con los comportamientos extraños: si tu perro de repente parece muy agresivo o con sueño, podría ser un problema de salud.

 

SE RECOMIENDA:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *