Las 10 Mejores Formas De Ayudar a Tu perro a Superar El Estrés

Tu amigo canino es un miembro valioso de tu familia, y es desgarrador ver a cualquier miembro de la familia sentirse estresado. Así como los humanos sufren de estrés, también lo hacen las mascotas.

El sistema nervioso de tu mascota es susceptible a los factores estresantes ambientales y relacionales, al igual que el tuyo. De hecho, el estrés en perros es más común de lo que piensas. Peor aún, el estrés puede afectar negativamente la salud de tu perro.

Los perros pueden sentirse estresados ​​por varias razones, entre ellas, una nueva persona en el hogar, fuegos artificiales, tormentas, mudarse a un nuevo hogar, estar encerrado o en una jaula, visitar un veterinario o perderse. Además, algunas razas son más susceptibles al estrés que otras.

Es importante reconocer los signos de estrés en un perro, ya que tu perro no puede comunicar sus sentimientos con palabras. Hay varios signos reveladores de estrés que todo dueño de mascotas debe saber. Éstas incluyen:

Jadeo excesivo
Cola entre las piernas.
Lamiendo los labios
Oídos inmovilizados.
Patas sudorosas
Músculos tensos
Mordiendo la correa.
Moviendo la cola.
Bostezando
Temblando (cuando no hace frío).
Diarrea, estreñimiento u otros problemas digestivos.
Disminución del apetito
Aislamiento.
Mayor sueño
Agresión hacia las personas u otros animales.

El estrés es malo para la salud de tu mascota. Se debilita el sistema inmune y hace que tu mascota sea más susceptible a las enfermedades. Un perro estresado es más propenso a desarrollar presión arterial alta o enfermedad coronaria, así como enfermedades autoinmunes, diabetes, úlceras, problemas digestivos, pérdida de memoria, tensión muscular y fatiga.

No importa cuán estresado esté tu perro, puedes ayudar a tu mascota a sobrellevar el estrés y superar el problema.

Estas son las 10 mejores maneras de ayudar a tu perro a superar el estrés.

1. Evita los disparadores del estrés

Cuando se trata de lidiar con un perro estresado, debe identificar los factores desencadenantes que causan estrés en su mascota y evitarlos cuando sea necesario. Esta puede ser una de las opciones de tratamiento más simples pero más difíciles.

Algunos factores desencadenantes comunes que se pueden evitar son los fuegos artificiales, un nuevo invitado o música alta.

Por ejemplo, si su perro se estresa debido a la música alta, mantenga el volumen de música bajo en su hogar. Si necesita escuchar música a alto volumen, mantenga la puerta cerrada y coloque a su mascota en su zona segura (consulte el n. ° 6 Crear una zona segura a continuación).

2. Desensibilización

Desensibilizar a su mascota es otra opción efectiva para reducir el estrés. Desensibilizar implica exponer a su mascota a un gatillo en un momento cómodo y aumentar gradualmente los niveles, hasta que su perro ya no reaccione con miedo o estrés.

Por ejemplo, si tu perro se estresa durante una tormenta, puede trabajar para desensibilizar el miedo al tocar los sonidos de una tormenta en un ambiente controlado. Mientras más expuesto esté tu mascota al gatillo, antes superará el miedo.

Si tu mascota teme ir al parque para perros y conocer a otros perros, preséntele lentamente a otro perro invitando a un amigo a que vaya a su casa con su perro. Cuando su mascota pase tiempo con otras mascotas y personas, el miedo a conocer nuevos perros o personas desaparecerá.

3. Crea confianza.

Ayuda a tu perro a construir confianza con usted, ya que ayudará a reducir su nivel de estrés. El contacto físico ayuda a los humanos y a los perros a aliviar la ansiedad, el miedo y el estrés, así que intenta acariciar a tu perro o sientate cerca de él cuando tu perro parece estar estresado.

Mientras más tiempo pases con tu perro, más oportunidades le darás a tu mascota para generar confianza. También ayuda a desarrollar una comprensión mutua y un vínculo mutuo. Además, permita que tu perro interactúe contigo o con otras personas en el hogar en sus propios términos para generar confianza. No te apresures ni fuerces un nivel de interacción que incomode a tu perro.

4. Ejercicio.

El ejercicio es bueno para un perro que sufre de estrés. En ocasiones, el estrés puede deberse a la inactividad y puede aliviarse al involucrar a tu mascota en actividades físicas.

No es necesario que sea una actividad extenuante. Puedes llevar a tu mascota a caminar cerca y permitirle explorar nuevas áreas. Caminar le ayudará a tu perro a gastar energía acumulada y liberar algunas hormonas para sentirse bien, lo que a su vez lo ayudará a calmarse. Además, juega con tu perro regularmente. Cuanto más tiempo pase con tu perro, más seguro se sentirá.

5. Reproducir música.

Así como la música es tranquilizadora para los humanos, tu perro estresado también puede beneficiarse al escuchar música. Sin embargo, la música alta como el rock, el heavy metal y el jazz pueden provocar estrés en los perros. Para mantener a tu perro tranquilo y feliz, toca música suave y clásica.

También puedes reproducir música desarrollada específicamente para mascotas. Tal música es útil cuando tu perro sufre de ansiedad por separación. Manten la música mientras estás lejos de tu mascota, para que tu amigo canino pueda manejar mejor la separación.

6. Crea una zona segura.

No importa cuán grande o pequeña sea tu casa, aparta un área en tu hogar para tu perro. Este será un lugar donde tu mascota pueda retirarse cuando está estresado. Al igual que los humanos, las mascotas adoran la sensación de tener su propio lugar donde puedan sentirse a salvo de cualquier intrusión o situaciones estresantes.

Asegúrate de que el área esté limpia y adecuada para perros. Puedes poner una manta especial para tu perro o un juguete favorito para que juegue. Visita a tu perro en la zona segura con frecuencia, ya que tu presencia puede marcar una gran diferencia durante una situación estresante.

7. Debes promover la independencia.

Para ayudar a tu perro a manejar el estrés, debes desalentar la necesidad. Esto puede hacerse promoviendo gradualmente la independencia. Por ejemplo, introduce nuevas actividades y juguetes y enséñale a tu perro a establecerse y a participar en actividades sin ti.

Tu amigo canino debería aprender a mantenerse comprometido, incluso si no hay nadie a su alrededor. Si es necesario, instala puertas para bebés en toda la casa, para que puedas moverte libremente de una habitación a otra sin que tu perro pueda seguirte. Esto entrenará a tu perro para mantener la calma cuando no te encuentres cerca y manejar mejor la separación.

8. Terapia de toques.

La terapia táctil es una de las mejores maneras que puedes utilizar para ayudar a aliviar el estrés de tu perro. Tocar es tranquilizador para los perros y aumenta su nivel de confianza. Abraza a tu amigo peludo y darle un buen masaje para ayudar a calmarlo. También puedes masajear a tu perro para ayudarlo a sentirse relajado.

Recompensa a tu perro con un regalo y elógialo cuando responda positivamente a tus esfuerzos. Pero pase lo que pase, no castigues a tu perro si no responde bien. Eso solo empeorará la situación y lo hará más estresado.

9. Aromaterapia.

Al igual que los humanos, los perros pueden relajarse cuando huelen algo calmante. Cuando se trata de aromaterapia, el aceite esencial de manzanilla y el aceite esencial de lavanda son seguros para los perros.

Pon unas gotas de aceite esencial de manzanilla o lavanda en un pañuelo y envuélvelo alrededor del cuello de tu perro. Tu perro olerá el aroma y pronto se sentirá relajado.

También puedes consultar a tu veterinario para obtener asesoramiento sobre bálsamos y aerosoles que están específicamente formulados para mascotas. Siempre sigue las instrucciones de la etiqueta para un uso adecuado y asegúrate de que tu perro no lama el producto.

10. Consulta a tu veterinario.

Si tu perro aún experimenta mucho estrés incluso después de probar estos métodos, consulta a tu veterinario. En ocasiones, el estrés puede estar relacionado con algún problema de salud. Con un chequeo adecuado, tu veterinario puede identificar cualquier problema que pueda necesitar tratamiento. A medida que el problema de salud se controle, también lo hará el nivel de estrés de tu perro.

Además, tu veterinario puede recomendarte un buen entrenador de comportamiento, que puede enseñarle a tu mascota a lidiar con los factores estresantes. Los medicamentos recetados para el estrés también pueden ayudar.

 

SE RECOMIENDA:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *