Cómo Prevenir Las Mordeduras De Perro (Comportamiento agresivo)

El comportamiento agresivo es una forma efectiva para que un perro aumente la distancia entre él y algo que percibe como amenazante, ya sea para sí mismo o para un ser cercano. El acto de agresión a menudo se ve reforzado por consecuencias positivas para el agresor porque la amenaza con frecuencia aleja y deja al agresor solo.

Las muestras de amenazas van desde un sutil estiramiento de labios hasta una mordida completa, y si bien el comportamiento agresivo es importante para la supervivencia, es un comportamiento extremadamente preocupante para los amantes de los perros.

Si tu perro ha mordido a una persona u otro perro, es vital que encuentres la causa de la mordedura y controles situaciones futuras para que tu perro nunca esté en una posición en la que pueda volver a morder. Ya sea que tu perro haya mordido una vez o tenga un historial de mordeduras múltiples, tu prioridad número 1 es mantener a tu perro cómodo y a otras personas y animales a salvo manejando el entorno de tu perro en todo momento.

El manejo significa que tu perro está contenido de forma segura detrás de una puerta, portón de bebé o jaula cuando vienen los visitantes, o que nunca se le suelta la correa al caminar afuera. Estos sencillos pasos de seguridad ayudarán hasta que encuentres un entrenador certificado que trabaje contigo y tu perro para minimizar la posibilidad de que vuelva a ocurrir una mordedura.

El estrés lo lleva a morder.

El estrés tiene una profunda influencia en el comportamiento agresivo y un impacto significativo incluso en los perros más tranquilos. Si bien algunos perros pueden cerrarse cuando se sienten amenazados, otros expresarán su incomodidad al mostrar una agresión basada en el miedo, razón por la cual ocurren muchas mordeduras.

Puede parecer que los perros son “desagradables” cuando atacan, pero una mordedura siempre cumple algún tipo de función importante para el perro en ese momento.

Castigar físicamente a un perro que muerde o usar métodos o equipos de confrontación de la vieja escuela para “arreglar” el comportamiento agresivo rara vez conduce a resultados positivos, y en muchos casos aumenta los niveles de estrés y la inseguridad del perro, lo que conduce a más mordeduras en el futuro.

Entonces, cómo detienes la mordida.

¿Cómo puedes detener el comportamiento agresivo? Las técnicas y métodos de entrenamiento son muy efectivos para ayudar a los perros a sobrellevar la vida doméstica. Una vez que comprendas por qué está ocurriendo el comportamiento, el entrenador creará un plan de manejo de seguridad y un plan de modificación del comportamiento diseñado para aumentar la confianza de tu perro y guiarlo a tomar mejores decisiones.

Estos protocolos son mucho más efectivos que el entrenamiento basado en castigos, tanto para el éxito a corto como a largo plazo, porque le dan a los perros habilidades de afrontamiento en diferentes situaciones y entornos, promoviendo la estabilidad emocional.

Cómo prevenir las mordeduras.

Una de las formas más importantes para evitar que tu perro muerda es asegurarte de que tenga una buena educación canina, así como una base social positiva. Enseño a todos mis clientes cachorros a aceptar un comportamiento de saludo humano “grosero”, porque es prácticamente imposible evitar que las personas invadan su espacio personal para saludarle.

Somos amantes de los perros y nos sentimos naturalmente atraídos por tocar a estos increíbles animales, incluso cuando sabemos que no debemos hacerlo. Los niños son particularmente vulnerables a ser mordidos y, a menudo, imitan el comportamiento de sus padres, cuidadores y tutores.

La prevención de mordeduras de perro, por lo tanto, pone el enfoque en la educación humana. Cada niño y adulto necesita saber qué lenguaje corporal debe buscar, cómo saludar a un perro nuevo de manera apropiada y algunos puntos importantes que recordar:

✔ Evita besar a un perro en la nariz.

✔ Ten cuidado con las señales de que un perro se siente incómodo, como lamerse los labios y bostezar.

✔ No abraces a un perro extraño o un perro que no conoce muy bien.

✔ No extiendas la mano para tocar a un perro sin invitación.

✔ Y, si te dicen que está bien acariciar a un perro, permita que entre en tu espacio personal en lugar de invadir el suyo. Crear una conciencia general ayuda a mantener a todos seguros y cómodos.

Se puede ayudar a la mayoría de los perros con un plan de modificación de comportamiento, pero si tu perro tiene un largo historial de mordeduras, o si los incidentes de mordedura se han vuelto más severos y frecuentes, un resultado positivo podría ser más difícil de lograr. Si el comportamiento agresivo no se puede redirigir con éxito o se ha vuelto más impredecible y está ocurriendo en muchos entornos o situaciones diferentes, hay menos posibilidades de éxito.

Si las lesiones por mordedura han causado hematomas leves o heridas mínimas, el comportamiento solo ha comenzado recientemente y tu perro tiene un umbral de estrés más alto, lo que hace que una respuesta agresiva sea más predecible, manejable y evitable, el pronóstico es mucho mejor.

Asegúrate de que tu perro tenga un chequeo médico completo para que tengas la seguridad de que el comportamiento agresivo no esté relacionado con el dolor o algún otro problema médico. Enseñarle a su perro las habilidades apropiadas para la vida y permitirle a tu perro experiencias sociales positivas ayudará a desarrollar su confianza y estabilidad emocional.

Se debe tener en cuenta el bienestar de cada perro, especialmente cuando está en público. Cada guía debe ser consciente y defender las necesidades únicas de tu perro. Esto no solo ayudará a prevenir las mordeduras del perro, sino que también ayudará a los guardianes a manejar con éxito el futuro de tu perro si ya ha ocurrido una mordedura.

Usar un bozal.

Los bozales son herramientas vitales de seguridad. Sin embargo, también pueden causar una cantidad incalculable de estrés para los perros que no están acostumbrados a usarlos. La restricción repentina del movimiento facial y el confinamiento de la boca pueden causar pánico en los perros más tranquilos, ya que se les quita su método principal de defensa. No solo eso, ciertos bozales pueden restringir la respiración, lo que dificulta que los perros respiren normalmente y se enfríen.

Enseñar a cualquier perro a usar un bozal debe ser un proceso lento y cuidadoso, ya que es especialmente importante hacer las cosas bien, particularmente con perros que están nerviosos o que no les gusta que lo manejen alrededor de la boca o la cara. No cometas el error común de ponerle el bozal solo cuando tu perro se encuentra en una situación o entorno que le incomoda, en presencia de extraños o cuando hay ruidos fuertes, por ejemplo.

La clave para una aclimatación exitosa es combinar el bozal con cosas buenas y experiencias divertidas, en lugar de que el bozal se convierta en un predictor de experiencias “malas” o “aterradoras”. Una vez hecho esto, el bozal se puede usar cuando sea necesario.

 

SE RECOMIENDA:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *