Cómo Evitar Que Tu Perro Mendigue Por Comida

¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste de una comida en casa sin un par de ojos suplicantes mirándote? La mayoría de los perros adoran la comida, pero si tu perro tiene el hábito de mendigar por comida, podría ser el momento de hacer algunos cambios.

Lo primero que debes preguntarte: ¿Eres parte del problema? ¿Estableces un doble estándar al alimentar a tu perro de la mesa y luego molestarte cuando te pide comida? Mientras continúe alimentándose de la mesa, tu perro seguirá rogando por comida.

Si tu perro salta sobre ti o se zambulle por el tazón durante la hora de comer, enseñarle una señal de “espera” puede hacer una gran diferencia. Esta señal le enseña a tu perro a ejercer el control de los impulsos alrededor de una fuente de alimento solo cuando tu estás presente, porque el verdadero autocontrol solo sucederá cuando tu perro pueda regular su propio comportamiento alrededor de los alimentos sin tu instrucción o intervención.

Enseñarle la señal de espera.

1. Toma el plato de comida vacío de tu perro y pídele que “espere”.

2. Mueve el tazón de comida hacia el piso unas pocas pulgadas. Si tu perro permanece en su lugar, sigue bajando el tazón hasta que puedas colocarlo en el suelo.

3. Si tu perro intenta saltar, agarra el tazón y simplemente di: “¡NO!” y trae el tazón de nuevo.

4. Practica bajando el tazón unas pulgadas a la vez, y elógialo mientras espera pacientemente. Muévete en pequeños incrementos para que le prepares para el éxito.

Eventualmente, deberías poder colocar el tazón en el piso mientras tu perro espera hasta que le digas que está bien comer.

Enseñarle la señal de retrocede.

También puede enseñarle a tu perro una nueva rutina durante las comidas. Comienza enseñándole a permanecer detrás de una “línea invisible”. Esta técnica es mucho más fácil si ya le has enseñado a tu perro una señal de “retrocede”. Así es como lo haces:

1. Párate frente a tu perro con las piernas ligeramente separadas. Coloca un pedazo de comida en el suelo entre tus piernas y anima a tu perro a moverse hacia ti y comer la comida.

2. Una vez que tu perro haya comido la comida, naturalmente dará unos pasos hacia atrás para volver a mirarte. Cuando lo haga, usa una palabra marcadora como “sí” y dale un pedazo de comida de tu mano.

3. Repite la secuencia, marcándolo y recompensándole por retroceder.

4. Cuando tu perro sea fluido con el comportamiento en esta etapa, comienza a usar la señal “retrocede” mientras caminas hacia atrás.

5. Después de repeticiones exitosas, retrasa la recompensa de alimentos de tu mano hasta que tu perro retroceda un poco más.
Una vez que comprende lo que significa la señal de retrocede, está listo para aprender cómo mantenerse detrás de la línea.

Enseñale a quedarse detrás de la línea.

1. Elije un lugar alejado de la mesa y dibuja una línea invisible que no quieras que tu perro cruce hasta que haya terminado de comer.

2. Pídele que “retroceda” y luego “permanece” detrás de la línea, y regresa a la mesa y siéntate.

3. Si tu perro comienza a caminar hacia la mesa, pídele que retroceda más allá de la línea invisible nuevamente.

4. En ningún momento debes gritarle a tu perro o moverlo físicamente de ninguna forma.

5. Siéntate y finge comer mientras lo elogias en silencio por quedarse detrás de la línea. Si se mueve sobre la línea nuevamente, bloquéalo suavemente con tu cuerpo y aliéntalo a que vaya detrás de la línea nuevamente con la señal de “retrocede”.

6. Cuando tu perro permanece constantemente detrás de la línea, puedes traer algo de comida para ti y comenzar a comer. Primero prueba la comida fría y gradualmente trabaja hasta obtener las cosas calientes y malolientes que son más tentadoras y más difíciles de resistir para tu perro. Si tienes más de un perro, enseña esta técnica a cada perro por separado.

Tu perro erro todavía sigue mendigando por comida.

Si tu perro continúa luchando con el control de los impulsos alrededor de la comida o en cualquier otra situación, podría ser porque necesita llenar su día. Los perros se concentrarán en algo porque no tienen nada más en que ocupar su tiempo. Comer se convierte en la única actividad que rompe la monotonía del día, y para los perros que siempre tienen hambre, el consumo de alimentos es lo que los impulsa.

1. El ejercicio físico.

2. Proporciona más estimulación mental a través de entrenamiento adicional o juguetes de comida.

3. Dale tres comidas al día en lugar de dos.

4. O alimenta sus comidas por medio de juguetes de actividades que los desafíen, en lugar de recibir alimentos directamente
de un tazón.

Comprender por qué los perros ruegan y usar técnicas de entrenamiento y manejo para preparar a tu perro para el éxito extinguirá lo que puede ser un comportamiento molesto e intrusivo.

 

SE RECOMIENDA:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *