Aprende 5 Divertidos y Fáciles Juegos Mentales Para Perros

¿Estás buscando formas fáciles de mantener a tu perro entretenido mientras aumentas el vínculo que compartes con tu perro leal? Prueba estos divertidos y fáciles juegos mentales para perros.

¿Por qué juegos mentales para perros?

Jugar juegos mentales para perros puede ayudar a aliviar el aburrimiento y prevenir comportamientos destructivos como masticar o ladrar excesivamente. Los juegos mentales para perros también pueden darle a tu perro un sentido de propósito y logro, y ayudar a formar un vínculo aún más estrecho entre los dos.

Todos estos juegos son fáciles de jugar y mantendrán activo, y activo el cerebro de tu perro. ¡Juega a estos cinco juegos mentales para perros, y tu amigo de cuatro patas te lo agradecerá!

1. El juego de manos.

Este es uno de los juegos mentales más fáciles para los perros, ni siquiera necesitarás levantarte del sofá.

Usa el juguete favorito de tu amigo peludo, o una golosina, y ocúltalo en una de tus manos. Has que tu perro huela ambas manos, y adivine en qué mano está escondida la golosina. La mano en la que ponga su nariz es la conjetura de tu perro.

Si lo hace correctamente, voltea tu mano y suelta la golosina o el juguete. Tu perro pronto estará condicionado a jugar este juego fácilmente.

2. Búsqueda del tesoro.

Este es uno de esos juegos mentales para perros con los que puedes jugar en un área tan pequeña o tan grande como quieras. Por las primeras veces, inténtalo solo en una habitación. A medida que tu perro se vuelve más adepto a esta caza, ¡puedes abarcar toda la casa!

Oculta algunas golosinas en la habitación y observa cómo tu perro se divierte tratando de olfatearlas. Si no quiere usar golosinas, puedes usar cualquier cosa que tenga un olor fuerte, por ejemplo, un juguete o algo de tu ropa.

Cuando tu perro encuentra cada juguete, etiqueta el comportamiento como “cazar”. Dile “cazar” justo cuando tu perro encuentra cada golosina. Para aumentar el desafío, oculta golosinas por toda la casa en habitaciones separadas, una vez que hayas escondido las golosinas, pídele a tu perro que cace.

Consejo: si haces esto afuera, tendrás que configurarlo directamente antes de jugar o ¡terminarás perdiendo las golosinas para otros animales!

3. Ordenando los juguetes.

¡Nos encanta cuando los juegos mentales para perros también ayudan! Para poder jugar a este juego, tu perro debe saber el nombre de sus juguetes favoritos y el comando “buscar”.

Si alguna vez hay un punto en el que hay algunos juguetes diferentes en la habitación, intente entrenarlo para que los busque. Debajo de tus manos, coloca una canasta, ya que tu perro busca cada objeto, deja que pase de tus manos a una canasta.

Por ejemplo, pídele que recoja la pelota y la busque. Una vez que tu perro haya dominado esto, podrás entrenarlo para que te traiga ciertos artículos, como tus zapatos o su correa.

4. Caliente o Frio.

Esconde una golosina, o una pelota, en algún lugar alrededor de la habitación. Para el primer intento, puedes ponerlo en algún lugar a la vista, hasta que tu perro entienda las reglas. Cada vez que tu perro se mueva en la dirección correcta, di caliente y dale una pequeña golosina. Si tu perro no va en la dirección correcta, dile frío y no le dés una golosina.

Tu perro pronto comenzará a asociar la palabra caliente con acercarse a lo que hayas escondido, y podrás elegir escondites más difíciles, como detrás de la cortina o incluso debajo de una caja. Este comando también se puede utilizar durante el juego de búsqueda del tesoro.

5. El Juego de Shell, (o el Juego de la Copa)

Este es uno de los juegos mentales para perros de los que todos hemos oído hablar. Obten tres tazas idénticas de tu cocina, alinéelas en una fila y oculta una golosina debajo de una de ellas. Deja que tu perro vea cómo pones la golosina debajo de una taza para que pueda ver que habrá una recompensa por adivinar correctamente.

Luego, mezcla las tazas: cuanto más desafiante quieras hacerlo, más rápido mueve las tazas. Deja que tu perro seleccione la taza correcta con su nariz o pata, y levanta la taza. ¡Si tu perro tiene razón, gana el premio!

Si tu perro no está bien, mezcla las tazas y vuelve a intentarlo. Para empezar, coloca los dulces debajo de las tres tazas antes de reducir esto a dos y luego a una. Para un desafío adicional, no levantes la taza. Deja que tu perro descubra cómo derribarlo para obtener el tratamiento.

 

SE RECOMIENDA:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *